OMS 2005

Véase el pdf

Saluda de la alcaldesa, Encarna Redondo

Cada mes de septiembre el Otoño Musical soriano eleva el listón de la Cultura en lo capital hasta cotas difíciles de superar. El festival de música clásica que este año cumple su decimotercera edición, es un privilegio que los sorianos podemos disfrutar gracias a la maestría de sus organizadores que aportan además de su experimentado trabajo, su ilusión y su deseo apasionado de mantener la calidad de las ediciones anteriores.

El programa ha sido especialmente diseñado paro abarcar distintas sensibilidades y gustos dentro de la música más exigentes y atrae o un público ávido de introducirse en el difícil mundo del clasicismo musical.

El auditorio Odón Alonso del Palacio de la Audiencia se convierte en estos días en testigo de interesantes conciertos, alguno de ellos estreno absoluto. En este sentido destaca, por la carga emocional que conlleva, el concierto en Memoria de Avelino Hernández en donde se interpretará una abra encargada especialmente para la ocasión, inspirado en “La Sierra del Albo” de nuestro recordado paisano. No es este el único homenaje que este año quiere tributar el Otoño Musical Soriano. Claudio Prieto, Paloma O´Shea y el Quijote centrarán algunos de los momentos cumbres del festival.

El espíritu de Soria y los Sorianos está siempre presente en el Otoño Musical. En su propia esencia se incluye el apoyo incondicional a los artistas sorianos, por lo que dar oportunidad a nuestras jóvenes promesas de la música es un empeño edición Iras edición. El I Maratón soriano del año posado nació con vocación de continuidad y avalado por el éxito de la primera edición, afrontaremos este año la segunda, para deleite de lodos los sorianos.

Como siempre, merece mi más caluroso agradecimiento el maestro Odón Alonso, Director del Otoño Musical Soriano y eje fundamental del festival, que permite con su experiencia y saber hacer que este certamen se haya situado entre los más importantes eventos musicales del país.

Podría destacar otros muchos aspectos, como la presencia de primeras figuras de la música como Teresa Berganza, o María Joao Pires, pero quizá lo más adecuado es que ustedes mismos valoren la calidad del presente programa, estoy convencida de que no les defraudará.

Saluda del director musical, Odón Alonso

Está Soria en este verano del 2005 alegre, bulliciosa, colorista, sonora, en “modo lúdico”; alegre pero no desenfrenada, bulliciosa pero no desordenada, sonora pero no estridente, levemente pagado de si misma…bello y… modesta. Soria es modesta; su singularidad y belleza le permiten soportar los infortunios del ser modesto.

Todo el mundo en la calle, el teatro, el circo, los títeres, la música ambulante, lo música ordenada y azul de la banda…las dulzainas y …niños, coda vez más niños apunto cada vez más de correr a los cabezudos. Soria como nunca proyectada, extrovertida jubiloso y… modesta, (aun pueden escuchar en cualquier rincón del ferial esta frase: ¿Cerraste ya Cayo el troto de los terneros? con el latín romano revoloteando. Soria singular.

Nosotros los habitantes del Otoño Musical Soriano, totalmente felices si reflejáramos aunque levemente este “modo soriano” del 2005. Hemos conseguido, eso creo, nuestra principal meta: que todo cuanto suceda en el “otoño”, en el escenario, en lo calle, en el mundo musical, sea en beneficio de Soria y la música Soriano. Querríamos que el nombre de Soria, “cantado” por sus inmortales poetas e ilustres escritores sea verdaderamente cantado por compositores y músicos. Soria no seria igual sin Machado, sin Bécquer, sin Gerardo, sin Dionisio, como Aranjuez no estaría tan universalmente evocado sin su concierto de guitarra, o Andalucía sin Falla, Albéniz o Turina. Nosotros tenemos catorce obras cantando Soria de los principales compositores: García Abril, Bernaola, Claudio Prieto, Tomás Marco, etc.

Quiero aclarar que los habitantes del Otoño Musical Soriano somos lodos, los sorianos que nos apoyan con su presencia o afecta, las instituciones que lo hacen material y espiritualmenle posible, y un pequeño grupo de sorianos protagonizados por alguien que ha sido para mi más que coordinador, colaborador, más todavía un amigo, José Manuel Aceña.

En este año he cumplido los 80; es hora de agradecer emocionalmente a todos los ayuntamientos y alcaldes y o nuestros Presidentes de Honor, los Duques de Soria que representan a la Familia Real que tan presente está siempre en la música. Un consejo: no cumplan los 80 tan pronto ¡resístanse!