OMS 2003

Véase el pdf Programa del Otoño Musical Soriano 2003

Saluda de la alcaldesa, Encarnación Redondo

El Otoño Musical Soriano cumple 11 años y, tras haberse consolidado como uno de los festivales de música clásica más significativos en España, continúa ofreciendo el placer de la música a entendidos y profanos y convirtiendo a Soria en un importante referente musical.

La Ciudad de Soria, que históricamente ha servido do inspiración artística en el mundo literario, amplia su condición de musa, metiéndose de lleno con esta iniciativa en el universo musical. La poesía y la música siempre aparecen indiscutiblemente unidas pero, en este Festival y en la propia ciudad de Soria, celebran un encuentro especial. Un encuentro mágico por lo artístico del emplazamiento, por la musicalidad de los versos escritos a Soria y por lo poético de las piezas musicales que en su honor se componen. Precisamente, en este sentido, hay que agradecer muy especialmente a este Festival musical la difusión que hace de los autores surianos y de las obras relacionadas con la ciudad y la provincia.

La música acompaña a la condición humana, atemperando sus sociedades y dándoles una personalidad especifica, prueba de ello es la exposición que acompaña al festival La vuelta al mundo en 80 instrumentos. Al mismo tiempo que la música diferencia y separa a las diferentes sociedades y a los distintos grupos que las componen consigue, quizá mucho mejor que otros fenómenos artísticos, armonizar y acortar estas diferencias, dándoles compases que las hacen perfectamente compatibles.

El Festival de este año mantiene la línea programática de años anteriores e introduce nuevas actuaciones como una relevante incursión en el mundo del flamenco a través del espectáculo de José Menese y un interesante Concierto de campanas que se celebrará en la Plaza Mayor.

Espero que todas las actividades del programa sean de su agrado, y les invito a disfrutar de esta XI edición del Festival que ha sido posible gracias a los patrocinadores del mismo, al Departamento de Cultura del Ayuntamiento de Soria, al director del Banda de Música, José Manuel Aceña, y, por supuesto, al director y alma máter del Festival D. Odón Alonso.

Espero encontrarles a todos en el Centro Cultural “Palacio de la Audiencia”. Será una gran satisfacción para mí disfrutar Junto con todos ustedes del placer de la música. Les invito a deleitarse con las creaciones escogidas para esta edición y me gustaría que, al final de la misma, quede en todos ustedes el deseo de poder asistir al Otoño Musical Soriano del año que viene.

Un afectuoso saludo.

Saluda del director musical, Odón Alonso

Palacio, buen amigo
¿está la primavera
vistiendo ya las ramas de los chopos
del río y los caminos? […]
¿tienen ya ruiseñores las riberas?”

Pocas veces se ha reflejado así la prenostalgia brevemente, la memoria del dolor y la memoria de la felicidad, ¿es posible que alguien invoque la memoria de semejante soledad en tan pocos versos?

Porque “las palabras significan…”, pero la Música tiene luminosos senderos que te llevan, como en un fluido sin sustancia posible hasta la deslumbrante salida.

Tengo ante mí el Álbum de Leonor y quiero pensar que todas estas palabras significan, pero, si hay un sonido que las sublime ¿hay posibilidad de volatilizar las palabras cuando el poeta las ha ordenado ya con un ritmo inefable?

Me doy cuenta que desde el principio del Otoño Soriano he intentado saberlo y apropiármelo. Aunque no hubiera hecho otra cosa, mejor aún, si los sorianos no hubiéramos hecho otra cosa, sería bastante ya haber hecho posible la gloriosa distorsión del ritmo poético para esa sustancia que no tiene sustancia; la Música. He oído el dúo de la música con el sonido de la poesía, hasta llegar unas veces debajo, otras veces sobre mi prenostalgia.

Palacio, buen amigo ¿hay forma de que estas pocas palabras den más luminosidad a la nostalgia apasionada? La Música lo sabe…

Los sorianos hablan quizá poco, pero aman y hacen posible el ser amados. Yo quiero a Soria. Muchas gracias por esta pasión cada Otoño. El Festival empezó como una cometa y llega hoy con un repicar de campanas. Gracias.