OMS 1994

Véase el pdf Programa del Otoño Musical Soriano 1994

SALUDO DEL ALCALDE, Virgilio Velasco

Lo que el año pasado nació con la impronta de una ilusión, el “OTOÑO MUSICAL SORIANO”, que venía de la mano del maestro Odón Alonso y que fue para el Ayuntamiento todo un reto, dado el amplio panorama de festivales dedicados a la música clásica en España, hoy es una realidad en su segunda edición.

El eco que la primera convocatoria del “OTOÑO MUSICAL SORIANO” produjo en la población de Soria -que lo arropó con su presencia y lo impulsó con sus aplausos- un deseo de continuidad que vino consagrada con una programación y organización exquisita y sin fisuras, como sentenció la crítica especializada.

Este soriano de adopción, ODON ALONSO, y el Ayuntamiento de Soria han mantenido una sintonía tal que sus comunes metas no han quedado en recuperar los éxitos pasados, sino que han apostado, para esta convocatoria, al introducir novedades tan consustanciales que hacen presagiar un futuro esplendoroso.

El concurso de violín “CIUDAD DE SORIA”, que brinda y se abre a las jóvenes promesas de la interpretación, la aportación -al Mundo de la Música- de las adaptaciones musicales de textos de las Leyendas de Bécquer y la presentación del “CUADERNO DE LEONOR” con poemas de Machado y música de los compositores más destacados del país son hitos en el panorama internacional de la cultura.

Con este bagaje, la II edición del “OTOÑO MUSICAL SORIANO” tiene unos fundamentos de indudable prestigio para el festival y la ciudad de Soria.

Como punto final, ODON ALONSO ha incorporado y con ello vinculado a nuestra ciudad, en una empresa justa y excepcional, rendir homenaje al concertista NARCISO YEPES.

Con todo, Soria, gracias a la II edición de su “OTOÑO MUSICAL SURIANO”, se destaca y se consolida como Ciudad soñada e ideada por y para la CULTURA.

 

Saludo del director musical, Odón Alonso

Hace poco más de un año aquí entre Vinuesa y El Royo, en la Cuerda del Pozo, unos días antes del primer “Otoño Musical Soriano”, mil inquietudes tienen asaltaban; no era la menor, casi podría decir que era la más incógnita la acogida que el pueblo soriano iba a dar a nuestro Festival. Una idea nacida de la ilusión y el cariño de un músico enamorado de una ciudad y un alcalde amante de la suya iba a ser realizada y ofrecida casi casi como había sido pensada, pero faltaba saber si cumpliría la meta principal: servir a Soria y a los sorianos. Hoy, un año después, pasado gozosamente el primer “Otoño Musical Soriano”, podemos decir que el protagonista del Festival fue el pueblo de Soria, que hizo suyo entrañablemente el acontecimiento musical. Sentí una gran emoción al comprobarlo y surgió en mí un anhelo de superación a lo largo de los meses de preparación del que ahora presentamos.

Soria es tierra de amigos, suelo decir… y de poesía afirma la resonancia. Entre estas dos premisas pretendemos que se mueva la esencia del Otoño Musical Soriano.

Desde la excelencia musical que debe ser la base insobornable. Soria será siempre el objetivo.

Soria desde la amistad: ni un solo artista tendrá al Otoño Musical sin que consigamos que el afecto marque su música. Hay numerosos Festivales en los que un concierto es sólo -con ser mucho- un concierto, para nosotros será también la iniciación de un afecto: por eso podemos tener aquí a Teresa, Victoria, María, Narciso, Marías, León, Ruggiero y tantos que han venido y vendrán.

Soria desde la poesía: principal razón del .ser del Otoño Musical, ni un paso sin que la música se abrace a la poesía y cree algo inmortal para Soria. En este año sonarán por primera vez en Soria, escritas para la poesía soriana, siete obras de destacados compositores españoles: seis canciones sobre Machado y Leonor y un intenso monodrama sobre Bécquer. Todas son ya Soria … y es tan emocionante sentir cómo nace una nueva música …

También en nuestra ciudad -y digo nuestra porque es mi ciudad adoptiva- quedará la huella, espero luminosa, de un violín … ese maravilloso objeto imperfectible … que por primera vez (que yo sepa) se construye destinado a un Festival y que nos vincula a otra maravillosa ciudad, Málaga.

Subrayo el concierto estrella sin duda del Otoño Musical Soriano: niños tocando cantando y representando, para niños… para los futuros Habitantes del Otoño Musical Soriano de los años 2.000. También para el año 2.000 los cursos pedagógicos y el Concurso de Violín para jóvenes.

Subrayo el Homenaje a este gran artista, entrañable amigo que es Narciso Yepes: y subrayo la visita de ese “emocionado palpitar” que es la voz de nuestra Victoria. Me doy cuenta de que casi todo es subrayable, aunque lo tienen escrito en este programa: lo que no se dice es que el arco del violín es también soriano y que editará las seis canciones de Machado la Unión Musical Española en el “Cuaderno de Leonor”.

Subrayo el estreno de una concha acústica en el escenario, para llegar a la perfección en la ya de por si buena calidad sonora de la sala.

Soria es tierna de amigos… muchos de ellos a los que frecuento saben que mi tema de conversación, mis desvelos de estos meses, se centran en la música en Soria y ahora de manera aún más ilusionada, pues encuentran una poderosa resonancia, un interés cada vez más directo, en todos cuantos aman esta hermosa Ciudad.

Y subrayo especialmente que nada de esto hubiera sido posible sin un equipo con tanta ilusión como eficacia: perdonen que hable tanto de ilusión, pero es que la hay. Se tendría que hacer una cita especial para cada uno de ellos. Hagámoslo, sí, para un Auditorio, centro de Soria, en el que el reloj de la tarde, el día 9 de septiembre dará las ocho y media.